SUPERDOTADOS...

SI SOBRA TIEMPO

Altas capacidades… si sobra tiempo

Corre el rumor de que a los alumnos superdotados hay que atenderlos de forma especial en la escuela sólo si “sobra tiempo”. Una “especialista en altas capacidades”, trabajadora de los servicios públicos de educación, pronunció esas palabras textuales hace ya más de un año. Hace poco volvieron a repetirme lo mismo sin fundamentarse en ninguna ley concreta. Entonces me indigné, ya que mi opinión, estudio y conciencia dictan que hay que atender a todas las necesidades educativas registradas como NEAE (Necesidades Específicas de Apoyo Educativo), eso sí, de forma proporcional; de tal modo que, según esas necesidades, así deben ser las medidas llevadas a cabo, el tiempo y recursos dedicados.

 

Con tantas leyes, órdenes, instrucciones y decretos es difícil saber a todas horas qué parte de cada una es la actual, cuál permanece, cuál está en vigor, cuál se ha rectificado… Busqué en la Lomce, en la ley de educación de Andalucía (comunidad a la que pertenezco), en distintas órdenes, distintas fechas, pregunté a profesionales expertos en el tema… y siempre encontraba lo mismo: no existe dicha norma como tal a nivel nacional, incluso a nivel europeo hay leyes que amparan el derecho a una educación integral para todos. Véanse por ejemplo:

 

Orden 26 junio 2.002 por la que se aprueban instrucciones sobre aspectos de organización y funcionamiento… y resolución de 8 de julio de 2002 sobre instrucciones que definen modelo de intervención, funciones y prioridades…, donde se define lo siguiente como prioridades del maestro PT:

1. La atención individualizada al alumnado con n.e.e. asociadas a condiciones personales de sobredotación, discapacidad psíquica, sensorial o motórica, plurideficiencia y trastornos graves de la sconducta que tenga ACI significativa.

2. Alumnos con NEE (Necesidades Educativas Especiales) con un desfase curricular de 2 cursos y todos los que presenten dificultades de aprendizaje.

 

LOMCE, léanse los artículos 71 y siguientes.

 

Dictamen del Comité Económico y Social Europeo «Liberar el potencial de los niños y los jóvenes con gran capacidad intelectual dentro de la UE» 19 enero 2012, conforme al artículo 29.2 de su Reglamento Interno.

 

Pero seguí indagando, investigando, leyendo hasta la última coma y… ¡sorpresa! Descubrí algunas normas en comunidades de nuestro país que podrían establecer un orden de prioridades de unas necesidades sobre otras, quedando la sobredotación intelectual siempre en último lugar en cuanto a competencias del profesional de pedagogía terapeútica se refiere. ¿Por qué ese interés en justificar la ausencia de atención directa a la sobredotación?

 

ORDEN 16 julio 2001 por la que se regula la atención educativa al alumnado con nee escolarizado en centros de Educación Infantil (2º ciclo) y Primaria Comunidad Valenciana. En ella se establecen criterios de prioridad en la dedicación horaria del maestro de pedagogía terapeútica y en último lugar encontramos: “Atención al alumnado que, en el propio centro, presenta n.e.e. derivadas de sobredotación intelectual.”

 

Pongamos un símil: es como si en urgencias de un hospital se estableciera desde la Consejería de Sanidad un orden de prioridad para que sean atendidos los pacientes.

1º niños / 2º mujeres embarazadas / 3º jóvenes 18-25 años / 4º ancianos / 5º adultos

¿Esto querría decir que si llega un adulto de 43 años con un infarto al corazón y un niño de 7 años con un catarro común, es asistido primero el niño sin ningún criterio por parte del médico? Actualmente entendemos que es a criterio facultativo el dictamen de preferencia en la asistencia médica y todos participamos de esa cordura y buen criterio. Entonces, ¿por qué no dejan a criterio facultativo las atenciones educativas? Es lógico que prevalezcan unas necesidades sobre otras, pero el problema está en que muchas personas llamadas profesionales de la educación se justifican en estas normas para no atender a los alumnos superdotados (a los que ahora también llaman de “altas capacidades”, añadiendo más categorías).

 

Podemos oír: “La ley dice que debo atenderlos si puedo, así que no estoy obligada”. ¿En serio? Si esto fuera así, nunca dispondríamos de tiempo para destinarlo a todos los alumnos, pues las nee requieren mucha dedicación y esfuerzo, ya que, por otro lado, es difícil encontrar aún en aulas ordinarias prácticas específicas o cooperativas que aseguren la inclusión y la correcta didáctica.

 

Tantas leyes, normas, decretos… para enredar y crear malas interpretaciones de lo que sería obvio: atender a TODOS los alumnos con alguna diferencia que le dificulte la adecuada inclusión en este sistema educativo estandarizado; esa atención debe ir acorde con sus necesidades y debe ser proporcional, no limitada por unos cánones literales sin sentido ni personalidad.

 

Tengamos sentido común, apliquemos la ley con sensatez, modifiquémosla según la llevemos a la práctica (si es necesario) pues el “movimiento se demuestra andando”. No nos excusemos más en algo que realmente no existe para evitar el cuidado de los alumnos superdotados. Incluyamos en nuestro censo de aula a estos alumnos, pues según la ley son alumnos con neae (término incluido a finales de 2007 para concretar más) y, según la lógica, deben ser atendidos. Hay poco personal, faltan docentes, se necesitan monitores, menos ratio en las aulas… pero ésta es otra historia.

 

Apostemos por las diferencias, apostemos por un mundo real en el que los valores que inculcamos en las aulas se extiendan en el tiempo…

 

“POR UNA EDUCACIÓN SIN NECESIDADES”

 

ONE COMMENT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos

DIDACTILANDIAPT


CONTACTO



SUSCRÍBETE

A %d blogueros les gusta esto: