AY... DE VERDAD

educación

AY… DE VERDAD…

Ay, de verdad… artículo tras artículo, cientos de publicaciones, pautas y consejos… ¿Para qué?

 

 

Agradecida enormemente a todos los que comparten, a todos los que bromean y dan ese toque de humor  e ironía a la profesión, a todos los que destacan y los que no, a los que trabajan a diario porque creen en la educación, a los que sonríen en el aula, a los que se acercan al alumno, a los que tienen retos y esperanzas, a los que se entregan con cada tiza… Pero, ¿para qué?

Hace poco leí un artículo, de no recuerdo quién, que aseguraba que en España la educación no tiene remedio porque no importa, porque no es un tema que preocupe a los españoles… Y si nos remitimos a los últimos resultados de las encuestas del CIS… ¡toma ya, pues parece que tiene razón! (www.cis.es)

 

 

En las encuestas podemos comprobar que la educación no está en primer lugar, ni en el segundo, ni en el tercero… Las encuestas demuestran también que son los más jóvenes quienes representan el porcentaje mayor, es decir, son aquéllos que acaban de recibir formación (han terminado la educación obligatoria) o están en ello (universitarios o formación profesional, etc) los que valoran la educación como tema principal a tener en cuenta. 

Tampoco parece ser un problema que nos afecte…

 

 

En la pregunta “¿cuál es el problema que personalmente le afecta más?” la educación también ocupa un plano secundario, no tan alto como debiera… Evidentemente el paro, la corrupción, los problemas económicos… encabezan la lista con razonable explicación. Pero… ¿no es la educación una gran parte del lugar de donde todo emerge? ¿Qué pasa? ¿No importa demasiado que nuestros hijos aseguren un mundo mejor? ¿Para ellos mismos? ¿Para su entorno? ¿Para todo? ¿Te parece utópico?

Si nos quejamos de “cómo está todo, hoy en día”, ¿no nos parece relevante darle a la educación el lugar que merece para ofrecerle al futuro una oportunidad?

A ver… todo esto viene a colación también de las leyes educativas que imperan este país, de los decretos y órdenes que, más que ayudar, muchas veces obstaculizan, de todo lo que aprueban “a la ligera” sin que los profes tengamos constancia fiable de ello, de la desigualdad que hay entre comunidades… Y no crean que hablo de partidos, no crean que hablo de lateralidad alguna… Hablo de sentido común.

 

Si las encuestas priorizaran la educación, se hablaría más de educación… ¿no crees?

Entonces, me pregunto otra vez… ¿para qué todo el esfuerzo…?

 

¿Y sabes qué te digo? Que sí que hay un para qué; y si no, vamos a hacer que lo haya, se nos tiene que escuchar, tenemos que hacer ver que…

 

 

EN LA EDUCACIÓN ESTÁ LA SOLUCIÓN

 

¡¡¡la tenemos en nuestras manos y no nos damos cuenta!!!

 

 

Ay, de verdad… que a veces me canso, de verdad que sí, pero NO ME VAN A PARAR…

 

¿Y a ti?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre
Email *

Archivos

DIDACTILANDIAPT


CONTACTO



SUSCRÍBETE

Nombre
Email *
A %d blogueros les gusta esto: