EL BULLYING

NO ES CASUALIDAD

El bullying no es casualidad

EL BULLYING NO ES CASUALIDAD
(pensamientos fugaces tras una anécdota repugnante)

 

Hace poco fui a tomar café a un bar. Junto a mi mesa se sentó un grupo de personas, compañeros de trabajo entre ellos, que estarían en su descanso de la mañana (supuse). El camarero llegó a tomarles nota. Entonces, los integrantes de la mesa notaron que el camarero no se enteraba bien de lo que le decían:
– Yo quiero un café con leche
– Yo, un manchao
– A mí me traes otro café con leche y mi compañero quiere un cola-cao.
El camarero, algo tembloroso, con su voz tartamudeante, les preguntó:
– Perdón, es que no lo he apuntado todo… me decíais…
– A ver, muchachín -dijo uno de ellos con tono despectivo- escúchame bien, a ver si te enteras ahora – los demás reían- Te hemos dicho dos cafés con leche, un manchao y un cola-cao… CO-LA-CA-O -dijo silabeando, alzando la voz y burlándose del muchacho.

 

No sé si el camarero tenía algún tipo de dificultad o minusvalía, no sé si llevaba una semana agotadora o tenía un mal día… Pero me da exactamente igual.
Cuando trajo el chico los cafés, comenzaron a burlarse haciéndole creer que se había equivocado y luego le hablaron como si tuviera tres añitos al haber acertado con el pedido.
La mirada del muchacho lo decía todo y sólo sabía disculparse por si hubiera ocasionado algún error.

 

Por desgracia o por fortuna (ya no sé qué pensar), conozco a esas personas y la mayoría son padres. Padres que actuarán así delante de sus hijos, padres que educarán a sus hijos según esta forma tan irrespetuosa de tratar a los demás, según ese poder auto-otorgado de permitir reírse del prójimo… y lo que es peor, de burlarse y de sentirse orgulloso al ser apoyado por el resto.

 

Y luego hablamos de bullying…

 

Ese bullying no suele ser innato, no suele aparecer al azar, en niños sí, niños no… El bullying no es casualidad. El bullying depende en gran parte de la educación, del entorno, de lo que “es permitido”, de lo que captan los chicos de forma equivocada…

¿Entonces…?
¿Hay que educar a los alumnos en la desvergüenza, en la crueldad? ¿Tengo que educar a mi hijo haciéndole ver que reírse de los demás es guay, porque si no, te toman por “el pringao” y será de él de quien se rían? ¿Tenemos que enseñarles a mirar para otro lado cuando estas cosas pasen cerca porque “no van con él” y puede catar? ¿Tiene un niño que dejar de ser buena persona porque “lo ven raro”? ¿Tiene que esconder quién es?

 

Y así podría seguir preguntándome una y otra vez el por qué… por qué no nos dejamos de acusar unos a otros, por qué “hay que ser como los demás” a la fuerza, por qué no es el respeto la principal base de la sociedad… y seguiría sin entender la razón por la que hacen que la vida sea menos vida…

 

¿Por qué educamos a los niños de hoy para la sociedad de hoy? Ellos pueden crear una sociedad nueva, son nuestra oportunidad… Sólo hay que intentarlo, sólo hay que respetar, ser libre y dejar que los demás lo sean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos

DIDACTILANDIAPT


CONTACTO



SUSCRÍBETE

A %d blogueros les gusta esto: