QUÉ SUERTE APRENDER CON MIS ALUMNOS

CAPÍTULO 1 - ALTAS CAPACIDADES

QUÉ SUERTE APRENDER CON MIS ALUMNOS (1)

No sabía yo que esto de las altas capacidades iba a traer tanta cola.

No sabía yo que, entre todas las neae, eran las más incomprendidas, hasta el punto de “no creer en ellas”.

No sabía yo que podía encontrar a más de un alumno superdotado en mi cole…

No sabía yo que tener alumnos superdotados era algo tan genial.

Es una maravilla.

Esa sensación de poder llevar a cabo cualquier proyecto que se te ocurra, dar opciones y que escojan una, ver cómo se involucran y sorprenden más allá de lo esperado cuando trabajan en algo de su interés, sacar el máximo partido de cada uno ayudándoles a encontrar ‘su sitio’…

 

Esa gran diversidad que caracteriza a cada una de las aulas, contiene alumnos con altas capacidades.

 

No son un lastre, más bien suman oportunidades; no es un problema, ellos resuelven problemas; no son molestos, necesitan acción; no es un “¿qué hago con ellos?”, más bien es un “¿qué hago por ellos?“…

 

La experiencia de enseñar a chicos superdotados es un no parar de aprender. Es increíble lo que un maestro puede llegar a inventar cuando un alumno presenta una diferencia mayor a la habitual… Es increíble lo que somos capaces de hacer cuando un alumno superdotado pisa nuestras aulas.

 

Ilusión, experiencia, novedad, descubrimiento, superación… son palabras habituales que aparecen con las altas capacidades.

 

Hay quien podrá pensar, leyendo estas palabras, que ser maestra de alumnos superdotados es un camino de rosas… pues os tengo que decir que casi estáis en lo cierto, pues lo que realmente empaña ese trayecto es todo aquel que lo rodea y “no cree en ello”. Las dificultades que surgen son las mismas que pueden surgir con cualquier alumno que presente algún tipo de necesidad educativa no estándar al sistema educativo actual, pero se le añaden aquellas sumadas del exterior y que ven en esto un problema, una tontería o una mentira.

 

Podría ser un camino de rosas, sin embargo, en la mayoría de los casos que leo o conozco son rosas con espinas que pocos recortan o evitan.

Las espinas no han podido impedir que las rosas sean de las flores más hermosas, no pueden impedir que florezcan…

Las espinas están ahí, pero en esta ocasión las hacen más fuertes.

No nos hacen ningún favor las controversias que se descubren cuanto te adentras en teorías, testimonios, opiniones, estudios… 

Los niños son los que son, sus capacidades son las que son… y son geniales. Con esto me quedo.

Conclusión:

 

Soy afortunada por trabajar junto a alumnos con capacidades extraordinarias.

 

Me encanta ser profe. Yo soy maestra. 👏🏼😍

learn-2004905_960_720

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre
Email *

Archivos

DIDACTILANDIAPT


CONTACTO



SUSCRÍBETE

Nombre
Email *
A %d blogueros les gusta esto: